Edmundo Culpeper (1660-1740), fue un óptico ingles que vivió en Londres. Creó este modelo que fue extraordinariamente popular y se fabricaría durante todo el siglo XVIII. El Microscopio Culpeper se sustenta sobre tres patas de latón o bronce. El espejo se aloja en el centro de la base. La platina circular tiene un orificio central para situar las preparaciones y éstas se fijan mediante dos clips, situados en la parte inferior de la misma. Las observaciones se realizan por luz transparente.

Es un microscopio compuesto fabricado totalmente en latón. Un modelo evolucionado de un prototipo anterior en el que el tubo óptico estaba fabricado de cartón. Este modelo es similar al microscopio diseñado por Galileo. Es un aparato con una base circular del que salen tres columnas o patas curvadas que sostienen la platina. Ésta es también circular con un orificio central y tiene dos grapas bajo ella para sujetar las preparaciones.

De la platina, a su vez, salen otras tres columnas curvadas que sostienen el tubo óptico. Este se remata con un ocular y se articula en dos tubos concéntricos de latón, telescópicos, que permiten el enfoque mediante desplazamiento vertical. El objetivo se enrosca en el final del tubo. Estos aparatos solían tener tres objetivos intercambiables de diferentes aumentos. En el centro de la base se enrosca el espejo de reflexión que permite la observación por luz transparente.

Este aparato tiene una altura total de 29 cm. El modelo original evolucionó en su mecanismo de enfoque e iluminación incidente para transformarse en los modelos de tambor y finalizar con el desarrollo del modelo tipo Ellie, que se muestra en esta colección con el nº 42.