Se denominan triquinoscopios a los microscopios que fueron diseñados específicamente para realizar el diagnóstico de triquina, presencia del parasito Trichinella spiralis en las muestras de tejido muscular de los animales que son base de alimentación de los seres humanos.

Triquinoscopios

Fig.1. Preparación vistas al microscopio de musculo estriado de cerdo con triquinosis. Fotografía del autor.

La triquinosis

También conocida como triquinelosis, es una enfermedad parasitaria causada por el consumo de carne poco cocida y que contiene quistes (larvas o gusanos inmaduros) de Trichinella spiralis. Este parásito puede encontrarse en la carne de animales como el cerdo, caballo, jabalí, ciervo y la rata.

Se trata de una infección común en el mundo y que fue muy frecuente en el pasado. Cuando una persona come carne de un animal infectado, los quistes de triquina, presentes en la carne, se incuban en los intestinos y crecen hasta convertirse en nematodos adultos. Los nematodos producen otros gusanos que migran a través de la pared intestinal hacia el torrente sanguíneo. Los gusanos invaden los tejidos musculares, que incluyen el corazón y el diafragma. También pueden afectar los pulmones y el cerebro. Los quistes permanecen vivos durante años. Los síntomas de triquinosis incluyen: molestias abdominales, espasmos, diarrea, edema facial, fiebre y especialmente dolores musculares.

Los signos, síntomas y su gravedad varían según la cantidad de larvas que se consumieron con la carne infectada. Es una enfermedad autolimitada pero que puede  presentar complicaciones.

Fig 3.Ciclo epidemiológico de Trichinella spiralis.

Fig 3.Ciclo epidemiológico de Trichinella spiralis.

Triquinoscopios

FIg.2 Músculo estriado de cerdo con T.spiralis. Fotografía del autor.

Diagnóstico de la triquinosis

Se realiza por examen directo, mediante el examen microscópico del tejido muscular del animal. Usualmente muestras de la lengua, diafragma y músculos intercostales. Éstas se comprimen entre dos portaobjetos alargados que permiten estudiar numerosas muestras a la vez.

Es un método poco sensible, aunque útil en casos de gran infestación. También se efectúa examen previa digestión. Actualmente la observación microscópica se realiza sobre el sedimento de los tejidos previamente digeridos en el laboratorio. La norma europea que establece este diagnóstico es la 2015/1375.

Historia de la triquinosis

Triquinoscopios

Fig. 4. Dispositivo para visualizar varias muestras de tejidos. Tomado de Google.

Triquinoscopios

Fig. 5. Triquinoscopio de 1960. Tomado de EBay.

El famoso científico alemán Rudolf Virchow (1821-1902) propuso en 1870 que se realizara obligatoriamente el diagnostico por microscopía de triquina en la carne destinada al consumo, especialmente en la de cerdo y jabalí. Esta propuesta, al aceptarse, determinó que hubiera una gran demanda de microscopios en los estados alemanes y posteriormente en todos los países europeos y americanos.

Dado que los quistes del parásito son de un tamaño relativamente grande, se requiere un objetivo con poco poder de aumento en el microscopio. Al mismo tiempo es un diagnóstico que se debe efectuar con rapidez y a veces cerca o en los propios mataderos.

Todo ello determina que el microscopio que se diseñó para este fin fuera un aparato sencillo, fuerte, de poco aumento, con iluminación natural y barato. Se caracterizan por ser de tamaño pequeño, no inclinables, con una gran platina fija que permite observar numerosas muestras. Poseen un solo objetivo y un solo sistema de enfoque. Lógicamente, los fabricantes alemanes se dedicaron de forma inmediata a fabricar este tipo de microscopios, distinguiéndose especialmente algunos como E. Messter, P. Thate, H. Himmler y P. Waechter. Este último fabricó en los primeros años más de 20.000 triquinoscopios . De todos ellos hay ejemplos en la colección en los números: 20a, 51c, 51d, 51e, 51f, 51g y 51i.