Microscopios compuestos ingleses fabricados de 1730 a 1850

Microscopios compuestos ingleses fabricados de 1730 a 1850

Los microscopios ingleses ocupan el primer lugar en la historia de la microscopia europea. Los fabricantes ingleses contribuyeron decisivamente al desarrollo de la microscopia, desde principios del siglo XVIII y hasta el siglo XX. En este apartado revisaremos los microscopios ingleses fabricados de 1730 a 1850.

El origen de la microscopía

La actividad de la microscopía en Inglaterra comienza en los primeros años de 1700, cuando Culpeper diseña el modelo que recibirá su nombre y que persistirá durante décadas. De 1750 a 1900 se desarrolla una actividad febril en el diseño y fabricación de aparatos ópticos en toda Inglaterra, especialmente en Londres, Birmingham, Manchester y Edimburgo. En general, los fabricaban en pequeños talleres familiares que tuvieron una corta vida activa. Su actividad cesó con la desaparición de sus fundadores o se prolongó por una o dos generaciones. Solían fabricar un limitado número de modelos. Otras veces solo fabricaban la parte mecánica del aparato, adquiriendo la óptica de fabricantes más importantes, especialmente a la casa Leitz, que desarrolló el condensador Abbe y la óptica acromática. Finalmente, otras empresas fueron simples distribuidores que adquirían los aparatos ya fabricados y en los que incorporaban con su nombre. Esto explica la lista interminable de fabricantes con la que cuenta el mundo de los microscopios ingleses.

Repercusión social del microscopio

Se presentó un periodo de confusión inicial sobre el significado y posible utilidad de estos nuevos dispositivos, que permitían visualizar el mundo microscópico. Algunos consideraban que estos aparatos apoyaban la idea de la creación del mundo por Dios. Otros sin embargo creían que el microscopio era solo una diversión frívola.

Las publicaciones de Lewenhoeck en Londres y de Malpighi en Italia despertaron el entusiasmo de un público numeroso. Este entusiasmo se vio reforzado por las conferencias y demostraciones prácticas de algunos fabricantes, como Martin y Cuff en Inglaterra. Pero algunos mostraron una actitud escéptica, cuando no hostil, llegando a denunciar estas demostraciones con el microscopio solar.

Hernry Baker (1698-1774) es quien primero propone en Inglaterra la utilización del microscopio para los estudios científicos en su obra “The Microscope Made Easy”, continuada 1753 con la publicación de una segunda “Employment for the Microscope”. Andrew Ross trabajando con Joseph J. Lister de 1837 al 1841, introduce una serie de mejoras en el diseño del microscopio para transformarlo de un juguete o una rareza de salón en una importante herramienta científica.

Edad de Oro de la microscopía                                                                         

Durante el siglo XIX se produjo lo que Gerard Turner denomino la “Edad de Oro de la microscopia”. Esta fue consecuencia de la revolución industrial, que facilitó la aparición de nuevos materiales y sobre todo que se desarrollaran procesos industriales de fabricación. Igualmente, los estudios de física y de otras ciencias condujeron a la comprensión del fenómeno de la luz y el de los aumentos de las imágenes. Todo ello condujo a la construcción de microscopios capaces de producir aumentos hasta entonces no alcanzados y sobre todo con un mayor poder de resolución.

Por otro lado, los cambios sociales y el aumento del nivel de vida incidieron en la aparición de clases medias con mayor poder adquisitivo y, sobre todo, con tiempo libre para emplearlo en actividades de entretenimiento. Es el momento de la aparición de una población de curiosos que se ponen en contacto con los científicos para satisfacer sus inquietudes de adquisición de conocimientos. Los amantes de la microscopia se organizan en clubs de debate, en los que discuten los hallazgos conseguidos estudiando la naturaleza. Sus miembros se transforman en coleccionistas de preparaciones.

Lo anterior da lugar a la aparición de numerosos talleres de fabricación de microscopios, sobre todo de modelos simples y portátiles en muchas ocasiones. Estos aparatos, números 25 a 45 de esta colección, se han agrupado en la parte B de la misma bajo el epígrafe: “Microscopios simples y portátiles”.

Esta pasión por la vida microscópica es la causa del nacimiento de otra actividad económica como la producción de preparaciones de muestras por parte de algunos talleres, para las colecciones de los aficionados. Frecuentemente se encuentran anuncios en los periódicos de mediados del siglo XIX, en los que se ofrecen preparaciones para venta e intercambio de los aficionados. Aún existen grandes colecciones de preparaciones microscópicas realizadas en esos años. Edmund Dixon escribió proféticamente en 1857:” es probable por los síntomas que se observan que el microscopio será el ídolo del futuro y estamos en los albores de la microscopiomanía”.

Microscopios que se incluyen fabricados de 1730 a 1850: 14 microscopios.

25c. Microscopio tipo Cary-Gould. Abraham & Co. Liverpool. c.1820

25d. Microscopio tipo Cary-Gould. Abraham & Co. Liverpool. c.1820.

42. Microscopio de barril (drum). Lennie. Edimburgo. c.1857

43. Microscopio plegable portátil. Murray & Heath. Londres. 1860

45a. Microscopio monocular simple. Fabricante desconocido. 1780

45b. Microscopio para estudiantes. Lealand & Powell.1841. Londres

46. Microscopio monocular simple de fabricante desconocido.1830

46a. Microscopio monocular simple.c.1780. Fabricante desconocido

47. Gran microscopio monocular James Woolley & sons.1860. Manchester

48. Pequeño microscopio monocular. 1860. Fabricado por Bailey. Birmingham.

48a. Microscopio monocular. Dollond & Co. 1865.

54. Gran microscopio monocular con sistema Varley. c.1850

57. Microscopio monocular. M. Pillischer. c 1850. Londres

58. Gran microscopio monocular. Newton & Co. Londres. 1840