Los microscopios petrológicos o de polarización son esencialmente microscopios ópticos con todos sus componentes que además polarizan la luz monocromática. Ésta tras atravesar el objeto de estudio, es analizada y permite identificar sus características. Se trata de aparatos complejos que también se denominan microscopios mineralógicos.

Microscopios petrológicos o de polarización

Fig 1. Microscopio petrológico moderno

Microscopios petrológicos o de polarización

Fig 2. Microscopio petrológico antiguo

Los primeros aparatos con accesorios de polarización, ya a mediados del siglo XIX, facilitaron el conocimiento de los minerales. Esencial para el desarrollo de la mineralogía como ciencia, el microscopio de polarización ha evolucionado a lo largo de los años con diferentes modelos para observar y medir las propiedades ópticas de los minerales. Esta técnica se basa en los cambios que sufre la luz al pasar a su través para determinar su estructura y composición.

Esencialmente, los microscopios petrológicos o de polarización tienen dos prismas. Un prisma doble de Nicol, bajo el condensador, que polariza la luz monocromática que procede de la base y lo atraviesa. La luz ya polarizada, pasa por el condensador y llega a la platina, que es circular dividida en 360º y tiene movimiento rotatorio, donde se encuentra la muestra a observar.

 

Después de pasar por el objeto, los rayos llegan al objetivo y atraviesan el polarizador analítico, que se encuentra en el tubo óptico. Éste también se denomina polarizador sheet y que se extrae con facilidad (fig.1 y 2) Finalmente, la imagen llega al ocular. Este aparato, aunque ha mantenido su estructura esencial a lo largo de los años, ha seguido evolucionando hasta 1950. Los modelos iniciales se caracterizan por su elegancia funcional siendo la belleza parte de su diseño. En consecuencia, estos modelos y sus accesorios han pasado a ser piezas de colección por su estética y cualidades (fig.3 y 4).

Microscopios petrológicos o de polarización

Microscopio petrológico, condensador con cristal polarizador y platina circular graduada en 360º.

Microscopios petrológicos o de polarización

Microscopio petrológico en el que se pueden observar los filtros del tubo óptico.

El microscopio en Criminología y Ciencias Forenses

La microscopia se ha revelado como una técnica esencial en sus aplicaciones a la identificación de personas y materiales y la resolución de delitos. El microscopio estereoscópico es una de ellas, importante en la identificación de lesiones y traumatismos, detección de cuerpos extraños y obtención de muestras para estudios genéticos. El microscopio es esencial en la identificación de cabellos como evidencia forense. Es una técnica muy antigua que ha permitido la investigación de numerosos delitos. Igualmente es fundamental la utilización del microscopio óptico para la identificación de fibras, tejidos u otros materiales. Esta capacidad se mejoró sensiblemente con la introducción del microscopio petrológico con polarizador y analizador mediante la técnica de estudio de fibras bajo luz polarizada.

 

 

 

En esta colección los microscopios petrológicos están representados por siete aparatos, que son desde instrumentos pequeños muy simples, como son los fabricados por Nachet (nº 77a y 77b ) hasta el más complejo, el “screw measuring microscopy” de Swift and son. Este fabricante se especializó en microscopios petrográficos, así los nº 77 y nº 78. El nº 79 es el gran microscopio de Watson y finalmente figura el microscopio número 79a  de Leitz ,usado en el Imperial College de Londres.