Su número de fabricación es el 13.936. Es un microscopio de forma tradicional y tamaño medio. Tiene 30 cm. de altura. Es un aparato simple, compacto y fuerte. Este microscopio monocular de Constant de Verick de 1870 no es inclinable. Tiene un grueso eje de sostén que se apoya en un estativo con forma de herradura (tipo “continental”). En la parte superior del eje se sitúa una rueda horizontal que permite con su giro el enfoque fino.

Del eje sale una pletina horizontal que sostiene el tubo óptico; su tubo interior permite el enfoque manual mediante su giro. Bajo la platina e incluida en ella se encuentra el condensador de “rueda”, un círculo metálico negro con cuatro aberturas. En la parte superior del eje de sostén, en una pequeña placa figura el nombre del fabricante con letras de molde “C. Verick. Paris”. A excepción del pie que está pintado de verde, el resto es de latón.

Constant de Verick fue alumno de Edmund de Hartnack, hecho del que estaba muy orgulloso, pues firmaba los microscopios como “ C. Verick éléve special de E. Hartnack”. Se hizo cargo del taller de su maestro en 1870, cuando este se tuvo que exilar en Postdam, a causa de la guerra franco-prusiana. Este taller estaba situado  en la RueIle de la Parcheminerie de París. En 1882 le sucedería en el taller su hijo político Maurice Stiassnie. A pesar de haberse jubilado, la empresa mantuvo el nombre de Verick, aún en 1885, como puede comprobarse en el catálogo editado ese año. Su yerno y discípulo Stiassnie mantuvo el taller activo hasta el año 1925.

Debido al corto periodo en que fue Verick el titular del taller, existen muy pocos microscopios que lleven su nombre. Fabricó microscopios de gran calidad. Un ejemplar de  Verick de 1870 fue el primer microscopio que compró Ramon y Cajal.